close
close

¿Quieres saberlo todo antes que nadie?

LVMHCheval Blanc Maison, un hotel para sentir el lujo de 10 años de nieve.

Todavía estás a tiempo, y lo estarás hasta el próximo mes de abril, de sentir a qué saben 10 años de lujo en Los Alpes, ese es el tiempo transcurrido desde la inauguración de Cheval Blanc Courchevel.

  • facebook
  • Tweet
  • g+ 1
  • pinit
  • E-Mail Text Link for Post
  • WhatsApp

El exclusivo hotel de Louis Vuitton en Courchevel celebra aniversario, 10 son los años que cumple un establecimiento que es, a día de hoy, un emblema de una de las zonas más famosas y deseadas del mundo como destino de nieve e invierno porque es, indudablemente, un ejemplo del french art de vivre, el arte de vivir a la francesa.

Las 36 habitaciones y suites disponibles en este espectacular chalet que es Cheval Blanc Maison son tan elegantes como el propio Louis Vuitton, hablamos de un establecimiento de lujo en el que no hay, no puede haberlo, detalle alguno que escape a la belleza, la exclusividad y la alta calidad, comenzando por su ubicación.

Y es que Cheval Blanc Maison está junto a la estación de esquí Courchevel 1850 -en la zona de los Alpes franceses de Les Trois Vallées- y pone a tus pies una de las zonas esquiables más grandes del mundo, unos 600 kilómetros de pistas. Ésto hace que, sin quieres disfrutar de un establecimiento de lujo y esquiar en las mejores pistas del mundo, Cheval Blanc Maison se presente como un destino incontestable.

En este espectacular alojamiento de nieve no sólo disfrutarás del lujo de su decoración, sus vistas y sus detalles sino de una gama de serivicios que se adaptan a tus gustos y necesidades porque ese es el verdadero lujo, el de hacer lo que te pida el cuerpo… Y por eso Cheval Blanc Maison es más que un hotel, es un SPA, un salón de peluquería, una sala de fitness con piscina y no un restaurante sino toda una propuesta gastronómica de alta cocina: aquí encontrarás a Yannick Alléno y sus dos Estrellas Michelin, descubrirás también un acogedor bar, una sala de fumadores, otra con una gran mesa para cenas privadas y un restaurante más -Le Triptyque- un punto, sólo uno, más funcional que Le 1947 de Yannick Alléno.

Meta información

Newsletter